domingo, 15 de julio de 2012

Salida observacional del 8 de mayo de 2010, estreno del dobson de 10"

El 8 de mayo de 2010 hice la primera salida observacional con los compañeros del foro "Astronomo.Org". Estas salidas observacionales se han convertido en una tradición y cada vez que el tiempo acompaña y La Luna no molesta solemos ir al Montseny. En esta primera salida estrenaba el dobson de 10", ya lo conocía pues lo compré usado a un compañero del Grup Astonómic de Tiana con el que he compartido salidas observacionales (solo lo tuvo durante un año pues decidió pasarse a uno de 12"), por lo que sabía lo que podía esperar de el, aunque el tenerlo en mis manos y saltar de objeto en objeto fue una magnifica experiencia.

En principio la previsión meteorológica se presentaba bastante desfavorable, por lo que pensé que no valía la pena salir a observar pero a las seis de la tarde el cielo empezó a despejar. Nos arriesgamos, eramos tres, los tres mosqueteros, uno para todos y todos para uno, Nos dirigimos al P1 de  la Costa del Montseny, es un buen lugar, pues esta resguardado con lo que el viento y la humedad no resultan molestos y las luces directas quedan ocultas, tiene el  inconveniente de quedar al  lado de la carretera pero en una noche normal apenas  pasan tres o cuatro coches y  no resulta demasiado molesto  ni   en visual ni en fotografía, he estado varias veces con los compañeros del GAT y hasta ahora nunca hemos tenido que  descartar una foto por las luces de algún coche. En la siguiente fotografía podéis ver ese estupendo dobson de 10" en mi casa, en la habitación que hace las veces de biblioteca y despacho.


Montamos los telescopios mientras el cielo se oscurecía cada vez más y empezamos la sesión, primero las galaxias M 81 y M 82, las dos visibles en el campo del ocular de 22 mm, con el de 13 más detalladas, la primera ovalada, con un núcleo brillante y una periferia más débil que con el 13 mm dejaba ver algunas irregularidades, con un cielo más oscuro se hubieran visto los brazos espirales, M 82 en forma de cigarro plateado y con aumentos medios se podían ver irregularidades en su zona central y por momentos la franja oscura que la parte por la mitad.

Siguiente objetivo, M 51, la "Galaxia Torbellino", quizás la más espectacular de las galaxias con aberturas medias-grandes (de 8" en adelante). Utilizando el 10" y el ocular de 13 mm se ven claramente las dos galaxias, la más pequeña con un núcleo  brillante y puntual, la mayor con una aureola difusa en la que se distinguen unos anillos concentricos que  con visión desviada se convierten en los brazos espirales, bonito espectaculo. Luego una galaxia y una nebulosa visibles al mismo tiempo, la M 108 y la M 97 (la nebulosa buho), esta última utilizando el ocular de 13 mm y el filtro UHC-S destacaba mucho más y se veían irregularidades que por momentos dejaban adivinar los  ojos. Para variar un poco apunto al cúmulo globular M 3, se ven multitud de estrellas, apiñadas en el centro y en la periferia distribuyendose radialmente formando hileras ligeramente circulares, las "patas de araña", todos nos quedamos impresionados. La siguiente fotografía, una de las primeras que realicé con mi CCD monocromo y sin tener autoguiado, es la magnífica galaxia M 51.



Volvemos  a las galaxias, en el Leon el famoso triplete, M 65, M 66 y mucho  más débil y formando un triangulo con ellas la NGC 3628, con el ocular de 22 mm se pueden ver las tres al mismo tiempo. Las tres son galaxias espirales pero cada una de ellas con un diferente angulo de inclinación con respecto a nuestra visual. M 66 se nos presenta con un angulo bastante abierto que nos permite observar y fotografiar su estructura espiral, con el dobson de 10" ya se advierten algunas irregularidades en ella que permiten adivinar que es una espiral, con mayor abertura, de 12" a 14" la estructura en espiral empieza a hacerse visible aunque con dificultades. M 65 se nos presenta más de canto, más o menos con la misma inclinación que M 31, la Galaxia de Andromeda, con grandes telescopios amateurs, a partir de 12", puede verse la banda de absorción que corresponde a uno de sus interbrazos. La NGC 3628 la vemos completamente de canto y con grandes aberturas, mejor aún en fotografía, podemos ver la banda de absorción que atraviesa toda la galaxia. Esta fotografía, que fue una de las primeras que realicé con mi CCD de cielo profundo cuando aún no tenía autoguiado, la hice desde el P1 de La Costa del Montseny, en febrero de 2011, en una salida observacional con compañeros del foro "Astronomo.org". En el ángulo inferior izquierdo puede verse M 66 y en el ángulo superior derecho M 65. El Parque Natural del Montseny es un hermoso paraje natural a menos de una hora en coche del centro de Barcelona, un buen lugar para observar el firmamento y las noches de Luna nueva solemos realizar salidas observacionales a ese lugar, dado que vivo en Montmeló, a unos 20 km al norte del centro de Barcelona, me pilla muy cerca, apenas tardo media hora en ir de mi casa al P1 del Montseny.



Nos dirigimos hacia el Este, donde esta el cúmulo de galaxias de Virgo-Coma Berenices. En primer lugar la M 104, la famosa galaxia sombrero, con el ocular de 13 mm parece brillante, muy bien definida, de forma casi rómbica, con el centro grueso y los extremos cada vez más afilados, el cinturón oscuro no resulta visible, aunque  se ve que el margen Sur aparece como cortado, con un cielo más  oscuro seguro que el cinturón seria visible, pero desde el Monseny cae en la zona de máxima contaminación lumínica.

Apunto a medio camino entre Denebola y la Epsilon Virginis, y tras algunos tanteos ahí están las galaxias M 84 y M 86 rodeadas de otras. Podemos ver nada menos que siete galaxias en el campo del ocular de 22 mm, una visión fascinante y que da alas a la imaginación al pensar que cada una de esas nubecillas esta formada por miles de millones de estrellas.

Para acabar con las galaxias apunto a 2/3 de camino entre la Epsilon Virginis y el cúmulo abierto de Coma Berenices y perfectamente visible en el buscador aparece M 64 la famosa "ojo negro", con el ocular de 13 mm y por momentos se vislumbra una tenue franja oscura de forma semicircular rodeando el bulbo de la galaxia por el Norte ¡hemos visto el ojo negro!. La siguiente fotografía, que realicé cuando ya disponía de autoguiado, es la famosa M 64.



Dejamos las galaxias y viendo que Hercules ya esta bastante alto apunto a M 13, el Gran Cúmulo Globular de Hercules, quizás lo mejor de la noche. Un numero incontable de estrellas apiñadas en la zona central y formando hileras radiales semicirculares en la periferia, ¡parece una araña! dijimos todos totalmente deslumbrados. Pero aquí no acababa el espectáculo, pues a medio grado al NE se podía ver una diminuta nubecilla, la galaxia  NGC 6207. En la siguiente fotografía, otra de las primeras que realicé de cielo profundo con mi CCD monocromo y sin disponer de autoguiado, puede verse M 13.



Seguimos con otro objeto espectacular, M 57, la fámosa anular de Lyra y con el ocular de 13 y el filtro UHC-S era maravillosa, destacaba muchísimo, su forma anular era visible a primer golpe de vista y su color verde-azulado, que sin el filtro empezaba a ser perceptible, con el ya era escandalosamente visible. Puse la Barlow 3X y el ocular de 22 y aún se veía mejor, no perdía luminosidad y se podía ver el ensombrecimiento de las asas del anillo. La siguiente fotografía, que también realicé cuando aún no disponía de autoguiado y además desde mi domicilio con elevada contaminación lumínica, nos muestra como puede verse la M 57 con un telescopio de buena abertura, a partir de 12-14" (305-356 mm).



Animado por la visión apunte a un objeto más difícil, la planetaria NGC 6826 en el Cisne, con el 13 mm se podía ver claramente una diminuta pero brillante nube redondeada, le puse más aumento pero la imagen se oscurecio notablemente, desconcertado alce la vista y vi que algunas nubes altas y muy finas empezaban a cubrir el cielo.



Hicimos un alto en el que aprovechamos  para recuperar fuerzas gracias a las provisiones de uno de los asistentes y con el cielo medio fastidiado por las nubes altas decidimos observar algunas dobles y aquí el refractor de 120 cobró protagonismo gracias a sus imágenes estelares mucho más puntuales que con los dobsonPudimos  ver la Alfa Herculi, preciosa doble de colores rojo anaranjado y a verdoso. A la derecha del texto hay una fotografía que realicé de la Alfa Herculi.



También a Beta Cygni (Albireo) anaranjada y azul, la doble-doble de Lyra, espectacular debido a la proximidad de los componentes de cada una de las parejas y a que sus ángulos de posición son casi perpendiculares, la Xi Cephei, otra bonita doble de componentes cercanas y acabamos la sesión de dobles con la  Gamma Delfini, preciosa doble con un sutil contraste de color. A la derecha del texto hay una fotografía que realicé de la preciosa Gamma Delfini,



Como de vez en cuando las nubes altas parecían aclararse volvimos al cielo profundo. En el Escorpión dos cúmulos globulares, M 4, grande y muy poco denso, casi parecía un cúmulo abierto, aunque el hecho de que estaba en la zona de máxima contaminación lumínica y la presencia de esa ligera capa de nubes altas impedia ver muchas de sus estrellas componentes. Cerca, a medio camino entre Antares y la Beta Scorpi vimos M 80, un cúmulo globular pequeño denso y con un núcleo muy brillante, no conseguimos resolverlo, pero es lógico, pues tenía los mismos problemas de contaminación lumínica y nubes altas.

Subimos hacia el norte y entre el Aguila y el Cisne se hallan dos pequeñas constelaciones, Saggita (la Flecha) y Vulpecula (la Zorra), en esta última, partiendo de la estrella que forma la punta de la flecha de Sagitta y subiendo alrededor de tres grados esta la M 27, la famosa "Dumbbell". Con el 13 mm y el filtro UHC-S esplendida, la estructura doble claramente visible y además extensiones más débiles que daban a la nebulosa una apariencia circular que sin el filtro no se aprecia. En la siguiente fotografía, la primera que realicé disponiendo de autoguiado y además desde el balcón de mi domicilio en Montmeló, un lugar con elevada contaminación lumínica ¡bendito filtro UHC-S!, podemos ver la M 27.



En la flecha un cúmulo ¿abierto? ¿globular?, es M 71 y ni tan solo los profesionales están completamente de acuerdo. Visualmente  parece un cúmulo abierto lejano y abundante en estrellas debíles, tantas que al no ser resolubles parece que sea una nebulosa asociada al cúmulo. A continuación otra de mis fotografías, M 71, en medio de un rico campo estelar.




Para acabar, y antes de que las nubes, cada vez más espesas, acabaran de fastidiar apunte a un espectacular cúmulo abierto fácilmente localizable a partir Lambda Aquila y desplazandonos unos tres grados al Oeste-Suroeste. M 11, uno de los cúmulos más bellos del firmamento, se ven multitud de estrellas formando una V con la más brillante en el vértice, de ahí el nombre del "cumulo de los patos salvajes", pues efectivamente eso parece, una bandada de aves volando con su líder en cabeza, lástima que las nubes altas nos impidieran apreciarlo en toda su belleza. La siguiente fotografía es M 11, la hice en la misma sesión fotográfica que la de M 71 y se puede comprobar la gran riqueza del campo estelar en que se halla.



Con eso acabo la noche,  pues las nubes ya  se habían espesado lo suficiente  para impedir observaciones útiles, además ya eran casi las cinco de la madrugada, por lo que decidimos volver a casa. Fue una experiencia muy gratificante, pude estrenar el dobson de 10" en buena compañía, un  verdadero "cañón" que  da imágenes de cielo profundo espectaculares, el sistema de localización Intelliscope es útil y si hacemos bien la alineación es bastante preciso, lo suficiente para hallar cualquier objeto con un ocular de gran campo.

Esta fue la primera de las llamadas "kedadas" del foro Astronomo.Org, la primera de una larga serie de salidas en que pude conocer en persona a los que había conocido de forma virtual en el foro. Las siguientes fueron multitudinarias, por ejemplo la que hicimos una semana más tarde. En esta fotografía podemos ver el P 1 de la Costa del Montseny, en el Parque Natural del Montseny, un precioso paraje natural a menos de una hora en coche de Barcelona (media hora desde mi casa), con unos cuantos astrónomos amateurs montando sus equipos a última hora de la tarde. Muchos más se fueron añadiendo en las primeras horas de la noche, cuidando de no deslumbrar con las luces de sus coches a los que ya estaban observando, cambiando primero de las luces largas a las cortas a unos 200 metros de distancia de la entrada del P 1 y al llegar a la entrada solo las luces de posición. Es lo que yo hacía y cuando llegaba todo el mundo se enteraba pues, invariablemente, tenía puesta en el radio CD de mi coche buena música de los 80, generalmente Spandau Ballet, y cuando llegaba lo primero que hacía era saludar a todos los amigos que estaban allí y presentarme a los que aún no conocía.



Esas salidas observacionales al Montseny se cuentan entre los mejores momentos de mi vida, no hay nada mejor que disfrutar plenamente de tu pasión en compañía de personas que la comparten. El estudio del firmamento es algo que une a personas que, en otros aspectos, difieren considerablemente en sus opiniones, el observar una lejana galaxia, apenas visible con el telescopio, y pensar que ahí hay miles de millones de estrellas, es algo que da que pensar, el "pequeño punto azul pálido" que decía Carl Sagan, un diminuto grano de arena perdido en la inmensa playa que es el Universo.

Dedico este artículo a las dos personas que compartieron conmigo esa extraordinaria noche, desde entonces somos grandes amigos.

2 comentarios: