viernes, 6 de junio de 2014

El cielo de verano, segunda parte: la zona de Ofiuco y la Serpiente

Continuando con la descripción de los objetos interesantes que pueden observarse en verano pasamos ahora a las constelaciones que se alzan a media altura sobre el horizonte desde latitudes medias del hemisferio norte a mediados de verano: Ophiuchus y Serpens.

LAS CONSTELACIONES VERANIEGAS

La Serpiente esta dividida en dos mitades, la cabeza y la cola, quedando Ofiuco, una constelación muy extensa, entre ambas. Lo mejor para orientarnos es partir de Alfa de Ofiuco, una brillante estrella de la 2ª magnitud situada a 1/3 de camino entre Vega (Alfa de Lira) y Antares (Alfa del Escorpión). A unos 10º al SE de ella podemos ver la Beta Oph de la 3ª magnitud. Al SO, y por encima de la constelación del Escorpión, se hallan dos brillantes estrellas, la Eta y la Zeta Oph, ambas de la 2.5 magnitud aproximadamente. Prolongando la línea que une la Eta y la Zeta hasta otro tanto de su distancia vemos una pareja de estrellas de la 3ª magnitud, la Epsilon y la Delta Oph y prolongando aún más esta alineación se halla la Alfa de la Serpiente, de la 2.5 magnitud aproximadamente.

LA ZONA DE OFIUCO Y LA SERPIENTE

Centrando la Alfa de la Serpiente en el buscador y dirigiéndonos lentamente hacía el SE puede verse con facilidad un redonda nubecilla, se trata de uno de los cúmulos globulares más brillantes del cielo: M 5. Con el refractor de 120 mm puede verse un núcleo muy brillante, es uno de los cúmulos globulares con mayor gradiente luminoso. Utilizando el ocular de 7 mm a 114 aumentos se empieza a resolver en estrellas. Con el dobson de 10" es un objeto magnifico, pueden verse algunos centenares de estrellas y se observan perfectamente las "patas de araña", bastante más largas que en M 13, un gran espectáculo. La imagen que hay a continuación es una fotografía realizada con mi NA 120, nos da una idea de la belleza de este cúmulo globular, a 26.000 años-luz de distancia y compuesto por medio millón de estrellas.



Volviendo a la Alfa de la Serpiente nos dirigimos hacía el NE y pronto veremos una estrella de la 4ª magnitud, la Delta Serp. Es una magnifica doble con componentes de la 4ª y 5ª magnitud de un color blanco amarillento y separadas por unos 4", la mejor visión la tengo utilizando el ocular de 4 mm y 200 aumentos con el refractor de 120 mm.

Ahora centramos Alfa de Ofiuco, al SE de ella se encuentra la Beta de la 3ª magnitud y observando con el buscador podemos ver a apenas 1º al NO un rico campo estelar, se trata del cúmulo abierto IC 4665, también conocido como el Gran Cúmulo de Ofiuco. Debido a su amplio tamaño, aproximadamente 1º, es necesario utilizar un aumento pequeño, es un buen objeto para prismáticos. Con el NA 120 la mejor vista la consigo con el ocular de 31 mm que da 25 aumentos con un campo de poco más de 2.5º. Esta formado por estrellas brillantes aunque dispersas. Su estructura es muy regular y no hay condensaciones de ningún tipo, parece una versión más modesta de M 44 "El Pesebre".


Siguiendo la alineación Alfa - Beta Oph encontramos una estrella de la 3.5 magnitud, Gamma Oph. Si desde ella nos dirigimos al Este enseguida veremos un grupo de estrellas entre la 4ª y la 5ª magnitud, las primeras que encontramos están alineadas de Norte a Sur. Desde la central nos dirigimos ligeramente al Este y veremos otra estrella de la 4ª magnitud de color anaranjado, es la 70 Oph. Con telescopio podremos ver que se trata de una doble con componentes de la 4ª y 6ª magnitud y actualmente separadas por unos 6". Digo actualmente pues se trata de una doble de corto periodo, poco menos de 88 años y su distancia y angulo de posición varían rápidamente. En el apoastro (tal como está ahora) la distancia es de poco más de 6" y en el periastro apenas llega a los 2". Incluso en la mínima distancia pueden separarse con pequeños telescopios. Se trata de una doble extremadamente interesante pues al ser una de las estrellas más cercanas hemos podido conocer su distancia mediante el paralaje, aproximadamente 16 años-luz. Conociendo su distancia podemos averiguar los verdaderos parámetros de su órbita y aplicando la Ley de Gravitación Universal calcular la masa de ambas estrellas. Son estrellas relativamente pequeñas, con una masa equivalente a 0.80 y 0.60 la de nuestro Sol y el estudio de esta estrella doble nos ha permitido conocer la relación masa-luminosidad de las estrellas. Es una de las pocas estrellas dobles de corto periodo cuya trayectoria podemos seguir enteramente con telescopios modestos. La fotografía esta realizada con el NA 120 y mi antigua DBK 21AU04.AS..

Desde latitudes más meridionales, mejor aún desde el Hemisferio Sur, hay otra estrella doble (en realidad triple) de corto periodo (alrededor de 80 años) y mucho más brillante, separable con los más pequeños telescopios: Alfa Centauri. Es la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar, a poco más de cuatro años-luz de distancia. Sus dos componentes principales son brillantes y muy parecidos al Sol en masa y luminosidad. El tercer componente es mucho más pequeño y débil, se trata de una enana roja situada a unos dos meses-luz de las anteriores y que en la actualidad es la estrella más cercana a nuestro Sol, la Próxima Centauri. No es nada comparado con las distancias que nos separan de otros objetos que se miden en miles y millones de años-luz. Parece que esta al lado, pero  nos separan 40 billones de kilómetros. La luz solo tarda poco más de un segundo en recorrer la distancia entre la Tierra y la Luna pero necesita cuatro años para recorrer la distancia que nos separa de Alfa Centauri. Alucinante ¿verdad?, da vértigo.

Centremos de nuevo el Gran Cúmulo de Ofiuco. Si a partir de el nos dirigimos hacía el Este no tardaremos en ver por el buscador otros dos cúmulos abiertos. El situado más al Este es NGC 6633. Es bastante más pequeño que el anterior, aproximadamente unos 20' pero contiene casi tantas estrellas como el, esto hace que su concentración sea mayor y por tanto resulte más bonito observado con telescopio, además nos llama la atención el dibujo que forman sus estrellas más brillantes que forman una figura parecida a un interrogante. Si ahora nos desplazamos ligeramente hacia el SO veremos otro cúmulo abierto: IC 4756, es tan extenso como el Gran Cúmulo de Ofiuco, aunque sus estrellas son menos brillantes, en compensación tiene un buen número de estrellas, más de un centenar, su estructura también es muy diferente pues la disposición de sus componentes es muy irregular.


Desde este último cúmulo podemos dirigirnos unos cuatro grados hacía el Este y bajando al mismo tiempo poco más de un grado hacía el Sur. Encontraremos una estrella de la 4ª magnitud que incluso con el más pequeño telescopio y con pocos aumentos se convierte en una preciosa doble formada por dos estrellas de la 4.5 magnitud de un perfecto color blanco (parecen dos diamantes) y separadas por unos 20" (aproximadamente el diámetro aparente del disco de Saturno). Es la Theta Serp, una de las estrellas dobles más fáciles y al mismo tiempo más bonitas del firmamento, prácticamente gemelas tanto en brillo como en color. La fotografía esta realizada con el NA 120 y la cámara DMK 21AU04.AS.

Volviendo al cúmulo NGC 6633 (el de la "interrogación") y desplazandonos hacía el Este, en dirección al Gran Cúmulo de Ofiuco y aproximadamente a 1/3 de camino de este último, podremos ver a través del telescopio una estrella borrosa de la 9ª magnitud, es la nebulosa planetaria NGC 6572. Hay que utilizar aumentos elevados pues se trata de una nebulosa muy pequeña, apenas tiene unos 15" de diámetro aparente, aproximadamente el mismo de Marte en la oposición de este 2014. En compensación su pequeño tamaño supone una elevada densidad luminosa y por tanto soporta perfectamente entre 150 y 200 aumentos con telescopios de abertura moderada, además se trata de una de las planetarias cuyo color es más fácil de ver con pequeños telescopios, con el NA 120 la veo de un color verdeazulado.

En la zona central de Ofiuco hay tres interesantes cúmulos globulares. Para localizarlos fácilmente lo mejor es ir a la zona meridional de la constelación, por encima del Escorpión, donde se hallan la alineación formada por la Eta, Zeta, Epsilon y Delta Oph (las dos últimas muy cercanas entre ellas). Centramos esta última, subimos un par de grados al Norte y nos dirigimos hacía el Este, con el buscador, apenas desaparezca de nuestra vista la Delta Oph, veremos una diminuta nube redondeada, es M 12. Con el NA 120 se ve un bonito cúmulo globular de la 6.5 magnitud aproximadamente, de relativamente baja luminosidad superficial y con un núcleo poco marcado. Pueden verse algunas decenas de estrellas por toda su superficie que se convierten en unos pocos cientos con aberturas de 8 a 12". Si a partir de el nos desviamos unos 3º al SE encontraremos otro cúmulo globular M 10. Con el buscador nos parecerá igual que el anterior (mismo tamaño y mismo brillo) pero con telescopio podemos ver que es bastante diferente. Es mucho más concentrado, con un núcleo brillante y una periferia mucho más difusa. Con el NA 120 pueden verse algunas decenas de estrellas alrededor del brillante núcleo y con mayores aberturas el número se eleva a algunos centenares aunque la zona central resulta imposible de resolver. El último cúmulo globular lo encontraremos fácilmente dirigiéndonos al Este, aproximadamente la misma distancia que separa Delta Oph de los cúmulos anteriores. Con el buscador veremos otra diminuta nube redonda, como una pequeña estrella borrosa. Es menos brillante y de menor tamaño que M 10 y M 12 (magnitud 7.5 aproximadamente) pero aún así distinguible de una estrella, se trata del cúmulo globular M 14. Con el NA 120 no es posible ver sus estrellas componentes, se necesitan aberturas de 8 a 10" para empezar a resolverlo.

Para terminar con esta interesante zona del cielo nos desplazamos hacía el Este a partir de M 14. A unos 10º (aproximadamente dos veces el campo de un buscador de 9X50) encontramos una estrella de la 3.5 magnitud, es la Eta Serp, la más brillante de la cola de la serpiente. No tiene perdida, es la más brillante de la zona con diferencia. A partir de ella nos dirigimos poco más de 10º al Sur y con el buscador veremos una pequeña zona borrosa, se trata de M 16, una extraordinaria combinación de cúmulo abierto y nebulosa de emisión. Observándolo con el refractor de 120 mm desataca el cúmulo con algunas decenas de estrellas entre la 8ª y la 10ª magnitud. La nebulosa apenas se ve, solo una zona borrosa inmediatamente al SE del núcleo del cúmulo y de forma vagamente triangular. Con mayores aberturas, de 8 a 10", con un filtro UHC y teniendo un cielo oscuro, la nebulosa se ve mucho mejor, formando unas alas a partir de la zona más brillante, de ahí su nombre de "Nebulosa del Águila". En su centro puede verse una zona más oscura conocida como "trompas de elefante" (por su forma en fotografía) o también los "pilares de la creación". Esta última denominación refleja muy bien su verdadera naturaleza, se trata de una zona donde se están creando nuevas estrellas. Con equipos modestos es posible fotografiar todos estos detalles y además pequeñas zonas oscuras en el interior de la nebulosa, los llamados "Glóbulos de Block". En unos millones de años estás pequeñas zonas oscuras se habrán convertido en nuevas estrellas. La fotografía que hay a continuación fue una de las primeras que hice disponiendo de autoguiado (si no estoy equivocado en el verano del 2011) y en ella pueden verse todos los detalles que he descrito.



M 16 es un interesante cúmulo-nebulosa, buen objeto en visual y extremadamente interesante en fotografía, pero esta zona esta llena de objetos interesantes. No hay que ir muy lejos para encontrar otro espectáculo celeste. Seguramente lo habremos visto en el buscador, a un par de grados al Sur de M 16, otra pequeña zona borrosa. Se trata de M 17, una de las más brillantes nebulosas de emisión que podemos observar. La trataré en el siguiente capítulo de mi descripción del cielo de verano: la zona de Escorpión y Sagitario. Para mi es la región más interesante de todo el cielo nocturno por el gran número de objetos espectaculares y su variedad. Hay algunos de los mejores cúmulos abiertos, espectaculares nebulosas y brillantes cúmulos globulares.

Sin embargo recomiendo observar al mismo tiempo ambos objetos (M 16 y M 17) con unos buenos prismáticos o con un telescopio de campo ancho. Con el NA 120 y utilizando el  ocular Hyperion Aspheric de 31 mm que da un campo de casi 3º puedo ver ambos objetos al mismo tiempo, una visión fascinante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario